Loading...

Trabajo Final Master en FinanzasUnos cuantos años atrás todo el mundo vivía tranquilo ajeno a todo lo que hoy en día está ocurriendo. El motor económico mundial (EEUU) funcionaba al 100% y con él, el resto del mundo. Sin embargo, hace unos cuantos años atrás, la situación dio un giro. Todo comenzó a finales de 2005 cuando el Banco Central Europeo comenzó a advertir de desequilibrios financieros en la Zona Euro motivado por la Crisis de las “Punto.com”, que se origina a mediados de los años noventa como consecuencia de la evolución de Internet; Así,  compañías como Amazon, Aol o Yahoo atrajeron a inversores a lo que parecía la Nueva Economía. Este tipo de compañías estaban significativamente sobrevaloradas por la especulación bursátil, manipulación y falseamiento de cuentas empresariales tecnológicas.

Debido a ello, muchas empresas tecnológicas terminaron cerrando, fusionándose e incluso, despidiendo a sus trabajadores. En este entorno, la Reserva Federal de USA tuvo que acudir a rescate de la Economía de dicho país y bajó la tasa de interés desde 6,25% a 1% para tratar de lograr un mínimo crecimiento económico.  Pero con una tasa de interés para hipotecas tan baja, hizo despegar la burbuja inmobiliaria y, en 10 años, el precio real de las viviendas en EEUU se multiplicó por dos. Es en este momento cuando comienza el origen de todo. Sólo para un pequeño inversionista americano esto era una ventaja, es decir, el poder comprar una segunda o tercera vivienda a una tasa de interés muy baja; Sin embargo, para un banquero esto se vuelve un dilema de rentabilidad, ya que aunque coloque muchos créditos, sus ingresos promedio por el cobro de intereses bajarán. Ante ésta particular paradoja, a los banqueros estadounidenses se les ocurrió dar préstamos más arriesgados, con la finalidad de cobrar más intereses. Además de esto, ofrecieron las conocidas hipotecas a clientes llamadas «NINJA» (No Income, No Job, No Assets). Básicamente lo que significaba esto es que se concedían hipotecas a personas sin ingresos fijos, sin empleo fijo y sin garantías reales; El hecho de cobrarle al “NINJA” más intereses implica un mayor riesgo. Con esto lo que se buscaba un mejor aprovechamiento del boom inmobiliario por lo que  se decidió conceder créditos hipotecarios por un valor superior al valor de la casa que compraba el “Ninja”. Así, de acuerdo con las tendencias del mercado, en pocos meses, dicha casa podía obtener un valor superior a la cantidad dada en el  préstamo. Si a todo esto, se le añade que la Economía Americana “marchaba sobre ruedas”, el deudor (hoy declarado como insolvente) podría encontrar mañana trabajo y pagar la deuda sin problemas. A este tipo de hipotecas, las llamaron «hipotecas Subprime» es decir, aquellas que tienen más riesgo de impago. De lo contrario,  Las «hipotecas Prime» serían las que tienen poco riesgo de impago.

Entre tanto, en Islandia se empezaba a cocer el arroz. Desde siempre, se le ha considerado un país caracterizado por un pleno bienestar social, ya que tenía una perfecta infraestructura, poca delincuencia, status, democracia estable, energía, buena educación, tasa de paro y deuda pública baja, entre otras. Sin embargo, la desregularización del sector financiero en el año 2000, provocó grandes consecuencias al futuro de Islandia tanto ambientales como económicas. Un clarísimo ejemplo de ello, fue la empresa Alcoa que causo importantes desastres medio ambientales (su principal actividad europea es la extracción de aluminio).En el año 2003, se procedió a la privatización de los 3 bancos comerciales más grandes de  Islandia (Islandsbanki, Kaupbing y Glitnir), lo que originó unos elevados movimientos de capital. En un horizonte temporal de 5 años pidieron prestados 120.000 euros (10 veces el tamaño de Islandia) Como anécdota, destacar que, antes de la desregularización, nunca se había operado fuera de Islandia; Sin embargo, como consecuencia de la desregularización, se empezó a realizar operaciones de índole internacional. Consecuencia importante de dicha desregularización fue el fuerte incremento en los precios de las acciones (se multiplicaron por 9) y, en menor medida, en los precios de viviendas (se multiplicaron por 2).
Adicionalmente, los bancos empezaron a crear fondos monetarios libres (hedges fund), aconsejando a sus clientes la oportunidad de invertir en ellos. Así, la firma  KPMG que se encargaba de auditar estos bancos le dio el visto bueno a sus balances y en el 2007, las agencias de rating les otorgaron la calificación crediticia de AAA. Consecuencia directa fue el rápido incremento de la tasa de desempleo (se triplico en 6 meses). En 2008,  los bancos Islandeses quebraron. Actualmente, Islandia atraviesa por una etapa de devaluación de su moneda; Los bancos islandeses necesitan recapitalización de su deuda para poder hacer frente a las pérdidas producidas por los hedges funds.

Como es lógico y evidente, esta situación no podía mantenerse por mucho tiempo y sólo funcionó bien durante algunos años. Los “Ninja” iban pagando los plazos de la hipoteca y  como les habían dado más dinero del que valía su nueva propiedad, se podían comprar un  coche nuevo, y hasta se costeaban unas placenteras vacaciones con el dinero de más que habían recibido del banco.

Otra de las magníficas ideas que se le ocurrió a los bancos estadounidenses fue compensar el bajo margen aumentando el número de operaciones. Esto es, como los Bancos se vieron de repente dando muchos préstamos hipotecarios a la vez, notaron que se les acababa el dinero. La solución fue muy fácil: acudir a Bancos Extranjeros para que les prestaran dinero, aprovechando la globalización, la cual, tiene sus ventajas, pero también sus riesgos. Se debe tener en cuenta las Normas de Basilea, las cuales exigen que el Capital de los Bancos no sea inferior a un determinado porcentaje del Activo. Este hecho da una muestra evidente de la falta de supervisión por falta de los bancos ya que si un banco está prestando y tomando prestado dinero a otros Bancos Extranjeros, el porcentaje de Capital sobre el Activo de ese Banco baja y no cumple con las citadas Normas de Basilea.
Además, se aprovecharon las ventajas de la titularización, es decir, los bancos extranjeros empaquetaron las hipotecas (Prime y Subprime) en paquetes que se llamaban MBS (Mortgage Backed Securities; Obligaciones Garantizadas por Hipotecas (en español)), es decir, donde antes se tenía 1.000 hipotecas sueltas, dentro de la Cuenta «Créditos concedidos», ahora  se tiene 10 paquetes de 100 hipotecas cada uno en los que hay, buenas (Primes) y malas (Subprime) y la labor del Banco de Extranjeros es  buscar compradores para esos 10 paquetes. El dinero que obtienen por esos paquetes van al Activo (Cuenta de «Dinero en Caja») aumentando así dicha partida. Por el contrario,  disminuía la cuenta de “Créditos Concedido” por idéntico importe, contribuyendo a la mejora en la proporción Capital/Créditos concedidos así como también lo hace el Balance del Banco al cumplir con las Normas de Basilea. Los encargados de comprar dichos paquetes eran  los llamados “Conduits” que son Trusts o Fondos y,  por consiguiente,  no tienen obligación de consolidar sus balances con los del banco matriz. Por tanto, aparecen en el mercado dos tipos de entidades: los denominados “Conduits” y  los Bancos de Inversión.

Los “Conduits” tenían la capacidad de  pagar las hipotecas mediante créditos de otros bancos, contratando los servicios de Bancos de Inversión que pueden vender esos MBS a Fondos de Inversión, Sociedades de Capital Riesgo, Aseguradoras, Financieras, Sociedades patrimoniales de una familia, etc. Es aquí donde se ve el efecto bola de nieve y de esta forma,  el riesgo se va acercando a las familias ya que, cualquier persona puede ir y meter  su dinero en un Fondo de Inversión americano.

Las Agencias de rating se encargaban de calificar a los Conduits (Fondos de Inversión, Trust Fondos de Inversión) y a las emisiones de MBS (Mortgage Backed Securities). A dichas calificaciones les daban otros nombres más sofisticados como Investment grade a los MBS que representaban hipotecas Prime, es decir, las de menos riesgo (son las  AAA, AA y A), Mezzanine, a las intermedias (son las BBB y las BB), Equity a las de alto riesgo de impago, es decir, a las Subprime (son las grandes protagonistas de toda la historia). Posteriormente, los MBS ordenados fueron llamados CDO (Collateralized Debt Obligations). Adicionalmente se crean unos contratos de seguros, donde el tenedor de un crédito, a cambio de pagar una prima, puede cubrirse ante un posible riesgo de impago de crédito concedido. Se habla de los llamados CDS (muy rentables pero, al mismo tiempo, muy riesgosos). Estos contratos fueron asegurados por empresas de reconocido prestigio y trayectoria
Por consiguiente, el comprador de los CDO asumía un riesgo de impago, pero a cambio, se cobrara un mayor interés, lo que suponía una pérdida (en el peor de los casos) mientras que en el mejor de los casos, se recibía una cantidad de intereses superior. La consecuencia directa de esto fue la exigencia a los inversores de un mayor importe en efectivo. A cambio se aseguraba la deuda. De este modo, se aseguraba una especie de seguro contra impagos, convirtiéndose en un gigantesco mercado de derivados, caracterizado por la ausencia de transparencia en posiciones y estimaciones (dato importante: el volumen de CDS a septiembre de 2008 superaba la deuda real que cubre en una relación de 10 a 1). Esto es así porque un fondo de inversión vende su protección a un cliente contra el impago de un crédito, así, lo que solía hacer era comprar otro CDS para protegerse ellos mismos y este proceso se reproducía multitud de veces.

Los Bancos de Inversión colocaban fácilmente las mejores MBS (investment grade) a inversores conservadores a intereses bajos. Sin embargo, otros administradores de Fondos, Sociedades de Capital Riesgo (más agresivos) eran atraídos por rentabilidades más altas (mas riesgo). La razón principal radica en que los «traders», los gerentes y los directores cobran sus bonos anuales en función de la rentabilidad obtenida.

A partir de aquí surge la técnica de «re-rating» consistente en subir el rating de los MBS “malos”, estructurarlos en tramos de acuerdo con la probabilidad de impago (de mayor a menor). Todo ello con el compromiso de priorizar el pago a los menos “malos”, es decir, se compra un paquete de MBS compuesto por la siguiente forma: los tres primeros MBS son relativamente buenos, los tres segundos, muy regulares y los tres terceros, francamente malos. Así, existe un compromiso a que si no paga nadie el “tramo” muy malo (o lo que es lo mismo,  si el tramo malo incurre en «default»), pero se cobra algo del tramo muy regular y bastante del relativamente bueno, todo irá a pagar las hipotecas del tramo relativamente bueno, con lo que, automáticamente, dicho tramo podrá ser calificado de AAA. Algunos especialistas empiezan a llamar a estas operaciones «magia financiera».

Con el paso del tiempo,  a principios de 2007, los precios de las viviendas norteamericanas empezaron a bajar. Los Ninjas se percataron de que estaban pagando por su segunda casa más de lo que ahora valía y decidieron no seguir pagando sus hipotecas, lo que hizo que muchos bancos afectados se vieran de repente con problemas de liquidez. Consecuencia directa de esto fue no dar crédito y ni mucho menos, hipotecas. La otra cara de la moneda la forman los inversionistas que comienzan a ver como  el valor de sus acciones caen en picado.

Todo esto se complica aún más cuando el Banco Central Europeo empieza a subir sus tasas de interés y el Euribor a 12 meses (índice de referencia de las hipotecas) empieza a dispararse. A esto se añade que a los bancos se les acaba el dinero  y deciden vender sus participaciones en empresas, vender las hipotecas. Ahora es cuando los supuestos “entendidos” se dan cuenta de que también a las familias europeas les afecta el pago de la hipoteca. La diferencia es que se habla de la hipoteca de su única casa. Al subir la tasa de interés la cuota sube y, por consiguiente, el consumo baja.

Con la bajada del consumo, los comerciantes compran menos a los fabricantes y estos rápidamente se percatan que sus ventas bajan y, con ello le empieza a sobrar personal y despide a unos cuantos. Más tarde, a otros cuantos y así hasta llegar a alcanzar la mayor tasa  de desempleo de la historia. Lamentablemente de todos es sabido como finaliza esta historia que empieza en lo que todos conocemos como el motor del mundo y que se prolongará a toda la Zona Euro, perjudicando gravemente a países como España, Grecia o Italia.  En la figura 1 se recoge un diagrama ilustrativo sobre las principales causas que desembocaron en la mayor depresión económica de Europa y EEUU de los últimos tiempos. De todas ellas, se consideran tres factores claves causantes de la crisis económica: Sobreendeudamiento, alta especulación así como una falta de supervisión por parte de las principales Entes Reguladoras.

Hasta ahora sólo se ha conseguido dar un diagnóstico general sobre lo que originó toda esta gran crisis económica mundial, identificando los principales causantes de esta gran crisis.  No obstante, hoy en día siguen presentes una serie de factores determinantes que afectan a Europa. Entre ellos, destaca que los bancos continúan adversos a prestar  a pesar de que han recibido inyecciones por parte de los Estados con el objeto de reactivar los créditos que dichas instituciones otorgan. Por otra parte, el crédito ha desaparecido considerablemente, desacelerando la actividad económica de las empresas y la productividad,  lo que afecta a los ingresos de las empresas,  generando un ciclo de poca productividad,  despidos, desempleo y morosidad de pagos en algunos activos como las viviendas, reducción del consumo y comercio en general.

En suma, la regulación por parte de los Entes reguladores es deficiente e incompetente a pesar de ser los encargados de las supervisiones de entidades financieras ya que no han hecho, ni están realizando de manera adecuada su trabajo debido a que hoy en día aun se desconoce el hueco financiero que estas entidades poseen es sus balances, debido a la existencia de activos tóxicos, lo que al final incrementa aun más la desconfianza en el sector financiero.

Los tipos de interés, una de las principales estrategias monetarias de las que dispone los gobiernos para reactivar la economía como medida anti cíclica,  aún siguen bajo. A esto se le añade las restricciones de crédito mencionadas anteriormente, por parte de los intermediarios financieros, contribuyendo a un incremento de la desconfianza e incertidumbre.

Otro factor a considerar es que en periodos de crisis el precio del petróleo aumenta considerablemente. Así, entre 2007-2008 el precio del crudo alcanzó los US$97por barril, mientras que en la actualidad, éste ronda cerca a los US$120, desencadenando así un incremento de precio de las diversas materias primas, afectando el bolsillo y nivel de vida de los ciudadanos al encarecerse la mayoría de productos de consumo básicos.

Para finalizar con esta visión general de las principales causas que originaron esta crisis se ha llevado a cabo un análisis comparativo de la Crisis en EEUU y en Europa.

Extracto del trabajo Fin de Master de los alumnos Susana Alcubilla, Lorena Canalejas, Cristina Saavedra, Carlos Fidel Sirias y Aura Vivas.

Pulse aquí para más información sobre el Master en Finanzas.

Sin Comentarios (0)

    Dejar un Comentario

    Solicita Información

    Rellene este formulario para enviarnos cualquier consulta. En breve nos pondremos en contacto contigo.



    Dirección
    Campus Histórico Universidad de Alcalá Alcalá de Henares - Madrid (España)
    Email de contacto
     Anterior  Todos Siguiente