Loading...

Uno de los puntos más importantes que debe gestionar una empresa es el riesgo financiero. El riesgo financiero es básicamente la amenaza de que el capital de una compañía no sea el suficiente para cumplir con sus obligaciones financieras. Es decir, es una situación que supondría pérdidas y efectos negativos para la empresa o el negocio. Por otras parte, la Diversificación del Riesgo Financiero conlleva invertir el capital en distintos activos por si acaso alguno de ellos no funcionara correctamente. ¿Quieres saber más sobre qué tipos de diversificación existen? ¡Sigue leyendo!

Los tipos de diversificaciones financieras

Podemos entender la Diversificación del Riesgo Financiero como una importante inversión. Esta inversión minimizaría el riesgo financiero, ya que, como se menciona en su propio nombre, lo diversifica. También existe la posibilidad de formar parte de más oportunidades de inversión y de mejora de la rentabilidad. Para saber gestionar la diversificación del riesgo financiero es importante tener una formación específica para ello. Por eso es importante estudiar un buen Máster de Finanzas. A continuación te contamos las distintas maneras de diversificar los activos de una empresa.

1. Diversificación por Activos

La Diversificación del Riesgo Financiero permite la reducción del riesgo y el equilibrio de las cartera de inversiones de una empresa. Esta cartera de inversiones son el conjuntos de instrumentos financieros que tienen el inversor: acciones, fondos, bonos, depósitos bancarios, etc. Con la combinación de renta variable, fija y activos del mercado monetario se pretende lograr una cartera equilibrada. Esto se logra gracias a la diversificación por activos. Por ejemplo, si una persona invierte una gran cantidad de dinero en acciones de sola empresa, y esta baja en bolsa o cae en bancarrota, el inversor tendrá pérdidas. Sin embargo, si la persona divide el dinero invertido en distintos activos, sus ganancias dependerán de la media de rentabilidad de toda la cartera.

Para que esto sea más fácil, los organismos financieros ofrecen fondos de inversión que son gestionados por profesionales. Estos invierten según el perfil y el objetivo de sus clientes. De esta manera, se diversifica automáticamente el riesgo, ya que el cliente delega a expertos el dónde invertir sus dinero.

2. Diversificación por Sectores

La evolución de los distintos tipos de sectores de actividad está marcada por los ciclos económicos. Los sectores que producen bienes de primera necesidad son los que suelen llevar mejor las recesiones económicas. Sin embargo, durante las épocas de prosperidad económica las que mejor funcionan son las empresas tecnológicas y de construcción. Este factor se debe tener  en cuenta a la hora de gestionar la cartera de inversiones de una empresa. Es por ello que se deben adquirir activos de de compañías de sectores variados. De esta manera, si alguno de los sectores se ve afectado por los ciclos económicos, no perjudicará toda la cartera de inversiones.

3. Diversificación por Zonas Geográficas

También puede darse la posibilidad de que un inversor sólo tenga acciones en empresas de sus país. Debido a esto, una bajada en los activos económicos nacionales podría afectar negativamente en su cartera de inversión. Una de las formas de diversificar el riesgo a nivel internacional es invertir en empresas multinacionales que coticen en varios países con seguridad jurídica. Por ejemplo, la empresa Apple tiene su sede en Estados Unidos. No obstante, sus ingresos están diversificados geográficamente.

4. Diversificación por Fondos

A pesar de que un fondo de inversiones tenga una gran diversificación financiera, esto no es suficiente. Esto es porque un inversor nunca podrá abarcar todos los sectores financieros ni todas las zonas geográficas al mismo tiempo. Por esta razón, pueden resultar beneficiosos un fondo de fondos, ya que abarca más sectores. Con este proceso, se toman participaciones en otros fondos de inversión o se compran acciones de sociedades de inversión.

A la hora de obtener beneficios y reducir el estrés financiero es importante tener una cartera correctamente equilibrada y diversificada. Es por ello que a la hora de invertir es conveniente hacerlo con una cantidad que no se necesite a corto o medio plazo. Esta inversión podría verse reducida o perderse, algo que acarrearía pérdidas. Por otro lado, una persona debe tener muy claro su perfil como inversor, y operar con mayor o menor riesgo de acuerdo con este. De esta manera, se sacará el mayor partido posible a la cartera de inversiones a la hora de participar en distintas oportunidades financieras.

¿Conoces nuestro Máster en Finanzas?

¿Te interesa conocer más sobre el riesgo financiero? Un máster en finanzas y mercados financieros facilita la labor de inversión, tanto a nivel individual como para una empresa. Gracias al Máster de Finanzas de la Universidad de Alcalá conseguirás conocer todos los procedimientos y la estructura de los mercados de inversión de los distintos sectores. Si quieres especializarte en este sector y lograr alcanzar todos los objetivos laborales que te propongas, no dudes en contactar con nosotros. Te ayudaremos a conseguirlo con la ayuda de algunos de los profesores más reconocidos en este campo y cientos de oportunidades. ¡No lo dudes y contacta con nosotros!

Solicita Información

Rellene este formulario para enviarnos cualquier consulta. En breve nos pondremos en contacto contigo.



Dirección
Campus Histórico Universidad de Alcalá Alcalá de Henares - Madrid (España)
Email de contacto
 Anterior  Todos Siguiente