Loading...

En medio de un clima que había resultado auspicioso para la economía griega, tras el anuncio del ministro griego de finanzas Manis Varufakis de la propuesta griega de un plan alterno para refinanciar la deuda del país, que había hecho subir casi de inmediato los índices de las principales bolsas europeas; una nube llego desde Alemania para nublar parcialmente el panorama del futuro griego. Y es que desde Berlín varias voces exigen que Grecia reordene su sistema de recaudación fiscal.

Sigmar Gabriel ministro de economía alemán Uno de los abanderados de esta exigencia fue el ministro de economía alemán Sigmar Gabriel, quien en declaraciones al diario Bild, le pidió a los miembros de la Unión Europea  que congelen las cuentas bancarias de los millonarios griegos que hayan evadido impuestos. Y es que en Alemania no ha gustado para nada la línea de crédito de rescate a los principales bancos comerciales griegos, que ha lanzado desde la semana pasada el Banco Central Griego, usando un fondo de emergencia del BCE y que se calcula habría alcanzado ya los 2000 millones de euros.

Y no es para menos, pues mientras los bancos griegos son rescatados con dinero de todos los contribuyentes europeos, incluyendo los alemanes, según un estudio de la Autoridad de Auditoria de Contribuyentes griega, sobre 500 grandes contribuyentes de Atenas, ha revelado que el 80% de ellos evade impuestos de alguna manera, ya sea aprovechando el alto nivel de corrupción del país y vacíos en la legislación tributaria.

El monto al que asciende la evasión en la muestra es de 150 millones de euros y se estima que desde 2010 los grandes evasores griegos han sacado del país alrededor de 80 mil millones de euros, casi un 25% de la deuda total de Grecia a causa del rescate de la Unión Europea. En Alemania las voces que no ven con buenos ojos, mayores concesiones al gobierno griego, han enfilado sobre todo contra los grandes armadores griegos que obtienen ganancias anuales cercanas a los 17 mil millones de euros, libres de impuestos y pagando solo tasas fijas por los barcos de carga que poseen según su tonelaje. A todas luces una completa falta de coherencia en un país con enormes deudas y que necesita liquidez.

A la exigencia de Sigmar se han sumado personas como el diputado alemán Wolfang Bobasch y voceros del partido Unión Cristianodemócrata de Alemania, al que pertenece Angela Merkel. En palabras del diputado Kart-Georg Welmann: “Antes de meterle la mano en el bolsillo a los alemanes, los griegos deberían pensar en sus propios millonarios”. Ciertamente a nadie le conviene la quiebra de Grecia ni su salida de la Unión Europea; pero no deja de ser razonable el disgusto de los alemanes.

Sin Comentarios (0)

    Dejar un Comentario

    Solicita Información

    Rellene este formulario para enviarnos cualquier consulta. En breve nos pondremos en contacto contigo.



    Dirección
    Campus Histórico Universidad de Alcalá Alcalá de Henares - Madrid (España)
    Email de contacto
     Anterior  Todos Siguiente