Loading...

¿Qué hacer tras finalizar tus estudios de Economía?

Publicado 14 agosto Por Máster Finanzas Universidad AlcaláEn Finanzas0 comentarios

Termina una época y da comienzo otra. Como todos los inicios son complicados y suelen ir precedidos de multitud de opciones y dudas, unas cuantas directrices podrán ser la mejor guía para orientar nuestros estudios de economía. ¿Qué hacer ahora?

Nos encontramos ante el umbral de una puerta que se nos ha abierto y muestra diferentes opciones. Lo primero es conocerlas todas.

  1. Buscar un puesto de trabajo adecuado a nuestra formación.

Hasta no hace mucho tiempo era la opción por excelencia y la más recurrida de las tres. Hablamos de la oportunidad de un sueldo fijo y pocas complicaciones pero, con la llegada de tormentas económicas, se convierte en una opción poco segura que nos deja en manos de factores externos a nosotros. ¿Qué clase de empresas pueden estar interesadas en tu perfil tras tus estudios en economía?

Las salidas profesionales no se limitan a sectores determinados: la mayoría de las empresas en cualquier sector requieren servicios de contabilidad, administración, finanzas, exportación o recursos humanos.

Pueden diferenciarse ocho ámbitos en las que se engloban las profesiones más habituales: servicios de estudios y planificación, fiscalidad, administración pública, organismos internacionales, comercio exterior, dirección o gerencia de empresas, consultoría económica, docencia e investigación.

En cuanto a las funciones destacan: dirección de finanzas, realización de informes económicos, tareas de dirección o producción en cualquier empresa, dirección de marketing, delegación comercial, auditoría, labores de asesoría/contabilidad, supervisión de importaciones y exportaciones, dirección de compras y ventas, gestión comercial, dirección de sucursal bancaria y enseñanza e investigación de mercados.

  1. Montar nuestra propia empresa.

Dar vida a semejante proyecto puede ser una tarea ardua y a largo plazo. Una opción inestable pero en la cual se basa nuestro sistema. La sociedad está formada por empresas y son estas las que crean riqueza e innovación allá donde están. Los puestos de trabajo dentro del estado sirven para gestionar en gran parte todos esos recursos pero, por supuesto, no crean nada. Una empresa puede ser un sueño o una pesadilla dependiendo de las posibilidades económicas, las necesidades o demanda de la misma, el grupo profesional en el que confiaremos y delegaremos, etc.

Por esto mismo debemos tener muy presente la posibilidad de formarnos de forma específica en aquellos ámbitos en los que pretendamos sumergirnos.

  1. Especializarse.

Una opción en alza y muy recomendable. Tras terminar tus estudios en economía tienes una gran opción a tu alcance: hacerte con un buen máster en finanzas. Te abrirá puertas hasta ahora cerradas y te otorgará unos conocimientos que te ayudarán a distanciar tu perfil del resto de competidores.

Potenciar nuestros conocimientos y mejorar la capacidad de toma de decisiones para cualquier problema que se presente en el ámbito de las finanzas con los conocimientos teóricos impartidos por los mejores profesionales, las técnicas de aplicación y las herramientas prácticas para poder realizar nuestra actividad profesional.

Uno de cada dos empresarios toma como criba la especialización y eso reduce mucho las posibilidades de quienes no dispongan de un buen máster en el área en cuestión. Si quieres marcar la diferencia e invertir en tu futuro, puedes conseguir más información en nuestra página.

Sin Comentarios (0)

    Dejar un Comentario

     Anterior  Todos Siguiente