Loading...

¿Es rentable estudiar un master en finanzas teniendo en cuenta su precio? 

Publicado 8 junio Por Master FinanzasEn Finanzas0 comentarios

Si acabas de terminar de estudiar de estudiar economía, ADE, contabilidad o un grado relacionado con las finanzas es posible que te estés planteando estudiar un master en finanzas para complementar tu formación. No se trata de una idea descabellada, de hecho, completar tu grado universitario con un posgrado es una idea realmente buena. Podrás abarcar más conocimientos especializados en lo que te interese y, también, te abrirá muchas puertas en el mundo profesional.

Además, la empleabilidad de los profesionales con estudios de posgrado es un 58% mayor que la de aquellos que únicamente tienen estudios universitarios, y un 200% mayor que la del total de población activa. Ahora bien, una vez hayas visto los precios que tienen los másteres es posible que te hayan echado para atrás, sin embargo hay muchas opciones de financiación para que puedas cursarlos.

¿Qué opciones de financiación hay para estudiar un máster?

Estudiar un máster, independientemente de su temática, es una inversión costosa comparada con los estudios universitarios. Pero no deja de ser estudios profesionales superiores, por lo que las aptitudes que vas a adquirir te van a dejar en muy buenos puestos laborales. Por esta razón, un máster puede ser de precio elevado, pero la retribución económica que recibirás gracias a él te posibilitará amortizar el coste rápidamente. No obstante, estas son las principales vías de financiación para costear su precio:

1. Becas de carácter público

El método de financiación más recurrido es el de acudir a las becas oficiales ofertadas por el ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Pueden cubrir desde el precio de la matrícula hasta el desplazamiento o incluso el material de estudio. Es la opción uno para todos los estudiantes de máster.

Además de las becas otorgadas por el ministerio, en España contamos con otras becas de carácter público, como las becas TALENTIA otorgadas por la Junta de Andalucía para estudiar posgrados en el extranjero. También las becas MAEC-AECID, otorgadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación para intercambios educativos y, también, becas que otorgan las propias universidades.

2. Becas de carácter privado

Dentro del ámbito privado podemos encontrar las becas de La Caixa para estudios post universitarios en Europa, América del Norte y Asia. Por otra parte, existen las becas Fullbright para estudiar, investigar o enseñar en EE.UU. Por último, las becas que conceden los propios centros privados de estudios. También hay que tener en cuenta becas privadas menos conocidas, como las becas de posgrado de la Fundación Eduarda Justo, dirigidas específicamente a estudios de Administración y Dirección de Empresas.

3. Solicitud de un crédito bancario

Otra opción a la que recurre bastante gente es la de solicitar un crédito a entidades financieras. Hoy en día prácticamente toda ellas tienen productos destinados a este fin con condiciones especiales para estudiantes. Sin embargo, su solicitud implica cumplir una serie de requisitos establecidos por la propia entidad bancaria.

BBVA ofrece líneas de crédito de hasta 6.000 euros que sólo contemplan la matrícula del máster. Sin embargo, también dispone de una línea de préstamo especial llamada “Estudios Máster Blue”  pensada para estudiantes de postgrado que  otorga una línea de crédito de hasta 50.000 euros a pagar en hasta 10 años.

4. Ayudas a la empresa

Si estás trabajando puedes solicitarle a tus jefes que te ayuden con el pago del máster. De hecho no es una idea descabellada, ya que son muchas las empresas las que acceden a este planteamiento. La consecuencia de ello es que, generalmente, se firma un contrato de permanencia en la empresa de una duración de alrededor 2 años, con el fin de que pagues el máster.

Junto a estas opciones encontramos también la de solicitar un crédito a empresas que se dedican a ello. Se trata de una opción que, en última instancia, puede servir como recurso. Sin embargo, los tipos de interés suelen ser elevados, lo que las convierte opciones a descartar.

Por último, se encuentra la opción de pedir a los familiares ayuda para pagar el máster. Esta posibilidad es la más viable, ya que la familia no deja de estar en tu núcleo privado y no dependerás de entidades para conseguir tu dinero con el que pagar tu máster. No obstante, tu familia tiene que ser capaz de permitírselo ya que también tendrán sus propios gastos.

¿Es rentable estudiar un máster teniendo en cuenta su precio?

Finalizamos nuestro artículo respondiendo a la gran pregunta. Con el dinero que puede valer estudiar un máster en las mejores universidades, ¿es rentable a largo plazo? La respuesta es claramente un sí. Un máster te especializa de otros trabajadores en el mercado y te proporciona unas aptitudes únicas. Puede que la inversión inicial sea elevada, pero los beneficios que vas a obtener cuando empieces a trabajar te permitirá amortizar el precio en menos de un año.

Por ello, no dudes en formarte estudiando un máster, ya sea de finanzas o de cualquier otra materia. Eso sí, comprueba que lo que quieres estudiar tiene salidas, ya que sino será más difícil rentabilizarlo en el tiempo. ¡Ánimo!

 Anterior  Todos Siguiente